Las uvas de la ira

Hoy voy a hablaros de un libro que Elena llevaba años diciéndome que lo leyera, que seguro que me iba a encantar.

El libro, titulado Las uvas de la ira, nos cuenta las penurias que tiene que pasar una familia de agricultores sureños que pierden sus tierras a manos de los bancos y se ven obligados a emigrar a California en busca de un futuro mejor.

john_steinbeck

Título: Las uvas de la ira.

Autor: John Steinbeck.

Edición que he leído: 1ª reimpresión.

Editorial: Alianza Editorial.

Número de páginas: 683 páginas.

Año de publicación: 2.007 (original 1.939).

Sinopsis:

Distinguida con el Premio Pulitzer en 1940, Las uvas de la ira describe el drama de la emigración de los componentes de la familia Joad, que, obligados por el polvo y la sequía, se ven obligados a abandonar sus tierras, junto con otros miles de personas de Oklahoma y Texas, rumbo a la «tierra prometida» de California. Allí, sin embargo, las expectativas de este ejército de desposeídos no se verán cumplidas. Entre las versiones cinematográficas que ha conocido esta novela destaca la memorable protagonizada por Henry Fonda y dirigida por John Ford.

Opinión:

las_uvas_de_la_iraBueno, lo primero que debo decir es que Elena me conoce muy bien, se nota que llevamos 23 años juntos.

Y es que Las uvas de la ira me ha encantado. También me ha cabreado y mucho, porque en este libro podemos ver como los ricos (banqueros y grandes propietarios) se aprovechan y explotan a los pobres, que únicamente quieren conseguir un trabajo para poder comprarse una casa y dar de comer a sus familias.

Primero les quitan sus tierras y sus casas cuando hay sequía y por tanto no pueden recoger lo sembrado y venderlo, por lo que no pueden pagar sus préstamos e hipotecas. Entonces todos esos granjeros reciben unos folletos donde anuncian que en California hay abundante trabajo, folleto bien decorado con bonitos campos verdes e impresionante casas. Debemos tener en cuenta también el nivel cultural de un agricultor norteamericano en los años treinta. Miles de esos granjeros compran (a precio de oro aprovechándose de su necesidad) coches o camionetas de segunda mano, los cargan todo lo que pueden y se ponen rumbo a la tierra prometida.

Por el camino ya van sufriendo las penurias de un viaje muy largo en vehículos muy viejos y cascados. Pero eso no es lo peor, lo peor es el rechazo que empiezan a notar hacia ellos por parte de casi todos los que encuentran en su camino. De casi todos, pero no de los que como ellos han emprendido ese duro viaje, entre ellos surge amistad, compañerismo, camaradería, solidaridad…

Siempre intentan acampar para dormir donde haya más de los suyos, pues así se sienten protegidos, queridos y acompañados. Pero en esos improvisados campamentos empiezan a encontrarse con algunos que ya están de vuelta y les advierten de que todo es un engaño, que no hay trabajo para tantos, que se pagan auténticas miserias aprovechándose de la abundancia de mano de obra y que incluso son atacados por las propietarios de las tierras ayudados por los sheriffs locales.

A pesar de estar advertencias siguen su camino, realmente no tienen otra opción, pero cuando llegan a la tierra prometida, descubren que todas esas advertencias eran ciertas. Incluso sus campamentos son prendidos fuegos por las fueras de la ley sin importales la presencia de ancianos, mujeres embarazadas, niños desnutridos… Lo importante es que sientan miedo. Y es que si están muriéndose de hambre y encima tienen miedo, se puede conseguir que trabajen por muy pocos centavos, algunos incluso trabajarán por un trozo de carne.

Y es que hay una cosa sencilla que explica el libro. Si lo razonable es cobrar a 50 centavos la hora, y hay 1.000 puestos de trabajos pero 25.000 personas que quieren trabajar, más bien lo necesitan, se les puede ofrecer a 30 centavos la hora, que seguro que muchos lo aceptarán. Es más, si llega más gente medio muerta de hambre y ya son 50.000 los que necesitan dar de comer a sus familias sea como sea, se les puede pagar a 10 centavos la hora, pues seguirá habiendo quien lo acepte, al fin y al cabo 10 centavos es más que nada. ¿Os suena todo esto?

Obviamente algunos comienzan a quejarse, incluso hacen huelgas, pero rápidamente son tachados de rojos, y los sheriffs van contra ellos con especial dureza, incluso les matan si es necesario. Si cortas las cabezas adecuadas todo volverá a la normalidad. También os suena ¿verdad?

Varias muertes en la familia y amigos, hambre, penurias, humillaciones, constantes intentos por parte de los poderosos por acabar con la dignidad de los más necesitados…, todo esto encontraréis en este maravilloso libro que debéis leer sí o sí.

Lo peor. Sinceramente el principio del libro se me hizo muy muy lento. Por suerte en toda mi vida solamente un libro he sido incapaz de terminarlo, así que si como yo, conseguís llegar a la página 80, descubriréis un libro fantástico.

Lo mejor. TODO. Pero fundamentalmente cómo descubres la cantidad de similitudes entre la clase trabajadora de hace 80 años en Estados Unidos y los trabajadores de principios del Siglo XXI en España, y como los poderosos de ahora, son igual de inhumanos y despreciables a los de entonces, capaces de dejar morir a la gente por tener un dólar más.

Resumiendo. Las uvas de la ira es un libro que os recomiendo leer de todas todas. Eso sí, si piensas que aquellos que luchan por sus derechos son todos una panda de rojos, si eres de esos, entonces además de yo crea que eres un ser despreciable, no te leas este libro.

Para terminar os dejo una célebre frase del sacerdote católico brasileño Hélder Cámara que le viene como anillo al dedo a este libro.

Si le doy de comer a los pobres, me dicen que soy un santo. Pero si pregunto por qué los pobres pasan hambre y están tan mal, me dicen que soy un comunista.

Share

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Connect with Facebook

tuamigoelperro

Mi sueño
tuamigoelperro

Blogs que visito
Sitios que me gustan
alba logoamnistia2 movimientocontralaintolerancia sxzs_sos_racismo wwf
Visitas