Trece años

Pasado mañana, 23 de junio, hará trece años que murió mi madre.

Llevo más de mil días escribiendo posts y nunca me había decidido a escribir nada sobre esto. Imagino que porque no es un tema agradable pero hoy tengo las ganas, o la necesidad de hacerlo. En primer lugar porque como imaginarás fue uno de los peores días de mi vida, y en segundo lugar porque no murió de una enfermedad socialmente “aceptada”.

El alcohol me quitó a mi madre dos veces.

La primera cuando yo era una adolescente, y se la llevó convirtiendo a la mejor madre del mundo en una persona huraña, solitaria, malencarada y en ocasiones, agresiva, o sea, en una mala persona (aunque me duela reconocer eso de mi propia madre). Es decir, todo lo contrario a lo que había sido hasta eso momento.

La segunda ocurrió tras diez años de luchas entre el alcohol y yo. Por supuesto perdí todas las batallas, pero lo peor es que perdí esa guerra. Murió en la cama de un hospital conmigo al lado, y con toda la familia. Toda la familia menos mi padre, que estaba ingresado a 50 Km. de allí, recién operado y no pudo ni tan siquiera asistir al entierro de su mujer, el día 24, casualmente día de su santo y del mío.

Y aquí estoy, trece años después, echándola mucho de menos y esperando que si existe otra vida, pueda encontrarme cuando muera con esa madre que tan feliz me hizo en la infancia.

Share

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments

10 respuestas a Trece años

    • Erprofe dice:

      Sinceramente no creo que sanen nunca, no haber podido sacarla de esa mierda que la cambió tanto…

      Muchas gracias por ese beso, me ha llegado y me ha reconfortado enormemente.

  • ANGELES dice:

    En los años que te conozco jamás te había oído hablar de esto,sabía que la hechas mucho de menos,pero ahora que no estás en un buen momento no te refugies en ello,recuerda a tu madre como era en realidad y que decirte lo que te dije ésta tarde¡¡¡¡¡¡ Arriba grandullón ¡¡¡¡¡¡¡¡¡que tu puedes,un ABRAZO GIGAAAAAANTE.Hacía atrás ni para coger impulso.

    • Erprofe dice:

      Amiga Mª Ángeles:

      No es una cosa de la que me guste hablar. Y no me refugio en ello, eso sería terrible para mi, pero cuando se acerca la fecha….

      Muchísimas gracias, eres un tesoro, un besazo.

  • Juanky, hoy tocas un tema muy entrañable y muy íntimo. Muy entrañable para ti y también para muchos que hemos pasado ya por ahí.
    En estos días, 21 de junio, se han cumplido los 44 años de la muerte de la mía. ¡Cómo no comprenderte y acercarme a tus nobles sentimientos? Esos datos no se olvidan nunca. Yo, como tú, también fui hijo único.
    Desde mí para ti en evocaciones tan íntimas, vaya un fuerte abrazo por la izquierda.

    • Erprofe dice:

      Vaya Jesús, parece que tenemos algunas cosas en que común, aunque ojalá fuesen mucho más agradables.

      Un fuerte abrazo compañero, de todo corazón.

  • El Pinto dice:

    Juan Carlos, uno en la vida puede conciliar la realidad con los deseos, pero no es fácil, normalmente uno es víctima de las circunstancias y en ese recorrido puede arrastrarse a lo más próximo. No se en que grado tu madre pudiera ser víctima y tu evidentemente de su mano, pero serias tu hoy como eres de haber sido la vida de otra manera?. Seguro que no, dirás que quizás serias mejor, pero en que sentido, menos problemas económicos por ejemplo. Cierto que la desesperación y el dolor, lo siente quien lo padece, pero mirando de frente, al futuro, por lo que conozco por tus escritos y tu forma de mostrarte, seguro que otra vida no habría formado en ti un tipo tan humano, tan entrañable, tan sencillillo y al mismo tiempo grande. El pasado como la verdad, no tienen remedio, la posibilidad de ser feliz junto a tu entorno y disfrutar de tu sensibilidad y sentimientos, es y puede ser la leche. Si pasas por el cementerio con unas flores silvestres de las que crecen en primavera, comparte un abrazo entrañable y siente ese plano positivo que da la experiencia en la vida. Su memoria y tú contándola, ponen de manifiesto que la capacidad de levantarse hacen grande a los hombres y que los caballos de buena raza, cuando se caen se levantan.
    Un fuerte abrazo amigo

    • Erprofe dice:

      Tus palabras me han emocionado amigo El Pinto. Sinceramente me considero buena persona, aunque lejos de lo que me gustaría llegar a ser. Eso sí, por mi madre di todo, aunque al final no valiera de nada.

      Tengo claro que soy como soy “gracias” a todo lo vivido, pero a veces me gustaría poder tener una vida más tranquila, aunque sólo fuera un poquito de nada.

      Pero si de todos los palos recibidos he aprendido algo es que esta vida puede ser maravillosa, que tenemos que intentar disfrutar cada segundo, que mi mujer es la mejor pareja que se puede tener, que ver una puesta de sol te llena el alma durante días…

      Siempre me he levantado, y no pienso dejar de hacerlo, pero hay días que cuesta tanto…

      Un abrazo con todo el corazón.

  • Maria dice:

    El dia 9 de enero hizo 5 años que murio la mia, aparte del sentiemiento de pena que supongo que tienes, tambien tendras el de la impotencia de no haber podido ganar esa batalla, a todos nos queda algo dentro cuando se nos muere alguien querido, a mi me quedo……. Me quedo la pena de no haberla dicho que la queria mas que a nada en el mundo, un cáncer se la llevo en un mes, juntas entramos en el hospital y juntas salimos, decidí no dejarla ni un minuto de su poca vida que le quedaba, tuve que hacerme la fuerte, no me pude permitir el lujo de flaquear, estaba aterrada, me encontraba sola con ella, y era la primera vez en mi vida que me enfrentaba a una situacion asi, ella nunca fue consciente de la gravedad de su situacion, y en mi mente solo habia un pensamiento, que ella no sufriera, me quedo con eso, porque no sufrio, pero al mismo tiempo esa actitud que tome, de fortaleza en cierto modo me hizo ser fria, no podia permitirme flaquear, y se me quedo dentro el decirle que fue la mejor madre y persona que he conocido, junto con mi padre, si tengo un alegria ahora mismo es que si existe un lugar despues de esta vida, ellos dos estaran juntos, amandose y cuidandose como siempre lo hicieron.
    Aun así, la siento siempre cerca de mi, se que esta ahí, nunca se fue para siempre.
    Un beso y animo.

    • Erprofe dice:

      María, muchas gracias por compartir tu vivencia conmigo.

      Si volviéramos a vivir esas situaciones todos cambiaríamos algunas cosas. Mis últimos años junto a mi madre no fueron más que peleas. Prácticamente no recuerdo el último día en que fuimos madre e hijo de verdad, con amor, como cuando yo era pequeño.

      Un beso bien fuerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

tuamigoelperro

Mi sueño
tuamigoelperro

Blogs que visito
Sitios que me gustan
alba logoamnistia2 movimientocontralaintolerancia sxzs_sos_racismo wwf
Visitas