Síndrome del parado

Son numerosos los estudios realizados por psicólogos en los que hablan del Síndrome del parado. Hablan de las distintas fases por las que pasan (pasamos), todos aquellos que perdemos nuestro empleo.

depresionEn la primera fase el parado se toma las cosas con optimismo, pensando que quizás esto le sirva para tener un cambio en su vida y comenzar una nueva etapa que quizás sea mejor. Pero ese optimismo dura poco, y enseguida se empieza a obsesionar con encontrar un trabajo, apareciendo los primeros síntomas de depresión y ansiedad, esta es la segunda fase.

La tercera etapa, según los expertos, es el acomodamiento. Cuando el parado se rinde y piensa que jamás encontrará trabajo, lo que en casos extremos puede llevar al parado incluso a caer en el alcoholismo.

Por supuesto yo no soy ningún experto, pero creo que todos los que nos pasamos mucho tiempo en el paro pasamos por estas fases, aunque en la tercera solamente estemos unos minutos. Algunos estarán más días en la primera, otros en la segunda y algunos quizás no lleguen del todo a la tercera, que por supuesto es la más peligrosa.

Yo creo que nunca he llegado a la tercera, y espero no hacerlo, pero hay que reconocer que llevar varios meses instalado en esa segunda fase no es nada agradable. Piensas que no vales absolutamente para nada, y aunque en el fondo tú mismo sabes que no es así, no consigues convencerte del todo.

Vale, sí, valgo para mi mujer, para mis perros, para mis amigos, para mi familia… La casa está limpia, hago la compra, la comida, cepillo a los perros con más frecuencia de lo que lo hacía cuando trabajaba…, pero todas estas cosas realmente no valen de nada cuanda empiezas a tener problemas de dinero.

Siempre he pensado que el dinero es algo accesorio, con tener para las necesidades básicas y algún que otro capricho basta, lo importante es ser feliz con las pequeñas cosas. Pero eso es fácil pensarlo cuando no entras al banco cada mañana nada más levantarte para ver cuánto queda en la cuenta.

inemEmpiezas a pensar que jamás encontrarás trabajo, no tienes estudios, ni mucha experiencia, hay miles de personas mejor preparadas y con más experiencia que tú. Encima tienes que escuchar a algunas personas que dicen que si te esfuerzas consigues lo que quieres. Pero tú te esfuerzas y te esfuerzas, pero no consigues nada, y es entonces cuando piensas que no te estás esforzando suficiente, que quizás encima de no estar preparado eres vago y vuelves a pensar que nunca encontrarás trabajo, y vuelta a empezar.

Entonces, un día, empiezas a pensar qué será de tu vida cuando no puedas pagar las facturas y ese día sí que te parece el fin del mundo. De nada sirve pensar que tienes una familia que no dejará que te quiten la casa o te falte para comer. Por suerte te pueden ayudar económicamente. Pero eso no te ayuda, todo lo contrario. Porque imaginemos que tu familia te tiene que dejar 500 € al mes. El día que estás “positivo” y sabes que tarde o temprano tendrás trabajo, imaginas que quizás para el año que viene… Eso serían 6 meses recibiendo la “ayuda familiar” 500 € X 6 meses = 3.000 €. Como en ese trabajo cobrarás una mierda, bastante suerte tendrás con poder mantenerte, así que de ahorrar nada de nada, y si no ahorras, ¿cuándo cojones podrás devolver ese dinero? Y entonces te das cuenta de que jamás vas a poder volver a vivir de una forma más o menos holgada, incluso saliendo de vacaciones 15 días en verano.

Ese es el momento en el que tienes más probabilidades de caer en la tercera fase, al menos en mi caso, pues no quieres simplemente sobrevivir, no quieres que nadie te mantenga. depresion2Tienes 36 años, y llevas desde los 17 cuidando de ti y tirando para adelante contra viento y marea, no quieres ayuda, ¡¡¡no necesitas limosna!!!, lo que quieres es tener un trabajo, trabajar y poder llevar una vida normal, nada más (y nada menos). Quizás lo mejor sea rendirse, pasarte los días en la cama hasta el día que te quiten la casa y hasta la cama. Pero no, no puedes dejar a tu mujer sola en esto, ¡¡¡hay que seguir luchando!!!

Sigues buscando trabajo, vuelves a pensar que quizás un día de estos…, pero a los poco días cuando ves que no te han llamado para hacer ninguna entrevista, tu cabeza vuelve a gritarte que jamás encontrarás trabajo y la lucha interna entre el luchador y el perdedor vuelve a comenzar. Pero no empieza desde cero. Cada nueva lucha empieza con una pequeña ventaja a favor del perdedor, del que se rinde, pues durante meses siempre ha acertado, y hasta el luchador empieza a reconocer que si en un año no has hecho ni una puta entrevista, quizás dentro de un año sigas igual. Pero no, eres un luchador y no vas a rendirte jamás ¿o sí?

Share

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments

2 respuestas a Síndrome del parado

  • La crisis del capitalismo durará lo que dure y en ese tiempo mal lo tenéis los desempleados. Pero te tienes que consolar pensando que no estás solo, que hay un elevado porcentaje de jóvenes que está igual que tú. Todo tiene su cara fea y su cara menos fea y por salud mental estás obligado a creer que ya vendrán tiempos mejores; que hemos tocado tanto el fondo del pozo que no cabe caer más abajo. De ahí sólo queda ir escalando con optimismo para salir del pozo con las facultades mentales intactas.

    ¡Ánimo, Juanky y palante, siempre palante!

    • Erprofe dice:

      Muchas gracias Jesús.

      Se intenta tirar pa’lante, pero hay días que se hace muy muy cuesta arriba.

      Un fuerte abrazo compañero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

tuamigoelperro

Mi sueño
tuamigoelperro

Blogs que visito
  • Amor alejandradiazortiz
Sitios que me gustan
alba logoamnistia2 movimientocontralaintolerancia sxzs_sos_racismo wwf
Visitas